Chirimoya

14 04 2008

Veo cómo la pintura va cubrendo palmo a palmo la pared y pienso en mis padres; la veo a ella escogiendo los tonos de pintura, mostrándoselos a mi padre y él — a simple vista, asintiendo; pero por dentro, sabiendo que mi madre ya tenía el plan completo. Recuerdo la vez que pinté mi recámara, vivíamos en la calle donde mi papá ha pasado su vida. Subo un peldaño y me inclino al frente, inicio otra línea y ahora veo Don Burro: la media luz lejana, la gente inundando el lugar, sigo pintando al ritmo de la música como si cada brochazo fuera el humo de mi cigarro o mi trago de cerveza, mientras me recargo en la barra.

           c    a   n  a  a    a  a   l   l   a   a     a    a
                     n   o       q   u   i    e   r   o         n   i      ve   r   t   e       c   a  n   a   l   l   a   a   a   a   a
    n   o     p   o   n  g   a   s      u  n     p  i   e     e   n      e    s   t   a       c   a   s   a   .   .   .   .  .

Volteas mientras das el último brochazo. Veo tu cabello y tu sonrisa, recuerdo la primera vez que sentí que me gustabas.

¿Cómo se llamaba ese bar tan populacho de donde nos fuimos sin pagar?
…Escándalo
Ah, claro.
Ibamos con la pinche Saydí.
— Sonrío —

Anuncios




Guadalajara

11 10 2007

“Y yo estoy aquí,
borracho y loco…
y mi corazón idiota,
siempre brillará”

Enanitos Verdes, Lamento Boliviano

Voy entendiendo de qué se trata Guadalajara. El martes lo supe.

Guadalajara se trata de un bar en el primer piso de un edificio frente a la rectoría de la UdeG. Guadalajara se trata de música en vivo dentro de ese bar (mejor definido como lounge) con cinco músicos vestidos tipo pachuco, tocando mayoría de instrumentos de viento, un espacio cálido, a media luz, alguien levantándose de su mesa a cantar La Vie en Rose acompañada por el piano, en las mesas por igual vino tinto como cerveza y un buen brindis por el cumpleañero. Guadalajara se trata de dos margaritas y una charla con los amigos, de terminar la precopa e ir a otro lugar y a otro y a otro.

Guadalajara como cualquier otro lado se trata de ir, buscar, conocer, vivir.





“Iba” tampoco existe

28 09 2007

“Me dejé querer todito
con cuidado y despacito
pa´ sentir más el amor…”

Sasha Sokol, De los pies hasta la frente

Hoy iba a tomarme unas micheladas con mis compañeros de la oficina. También iba a lavar mi ropa. Cuando me di cuenta que ninguno de los dos planes se hizo, decidí que iba a llegar a un Starbucks, tomar café y navegar un rato por Internet.

Finalmente, al tomar Avenida Américas – hermosa calle – había mucho tráfico y me dio cierta flojera. Entonces seguí el camino…

…Dos cuadras antes de llegar a casa, llegué a un semáforo que tiene un tiempo en el que los dos sentidos están en rojo – sí… lo que usted está pensando es correcto: nadie avanza –

Por descuido, me adelanté demás y al sentirme insegura, decidí pasarme – el otro estaba en verde pero no venían coches – apenas hube visto la banqueta de enfrente, apareció una luz amarilla y un claxonazo. Di la vuelta y me detuve.

Esperé tranquilamente que el oficial de vialidad llegara a mi ventanilla, no apagué el motor ni puse en mudo la música y seguí esperando… él se sorprendió – no sé si esperaba ver a un ranchero en mi pick up – yo ya le rezaba al “Santo del Semáforo en Rojo” porque de los pocos puntos que conozco de la ley de tránsito de Jalisco o la Zona Metropolitana de Guadalajara, puedo seleccionar hasta cinco que probablemente (muy probablemente) infrinjo…

Ni siquiera sé si vió mis papeles, tampoco recuerdo su cara, pero sólo me dijo: “Tenga cuidado” y me entregó mi licencia y tarjeta de circulación. Antes que terminara mi primera vez que me pasé un alto, di las gracias y me fui… Avancé una calle, llegué a casa y entré para escribir esto.

¿Quién lo iba a decir?





Indudable

27 09 2007

“No hay mayor placer que el de encontrar un viejo amigo,
salvo el de hacer uno nuevo.”

Rudyard Kipling

Ya no lo dudo: no tengo amigos en Guadalajara. A veces me cuesta trabajo compartir con los amigos sólo en un chat, en un correo electrónico, en un SMS… un blog.





De mentiritas

17 09 2007

Casi no podría creerlo, pero lo creo. Hoy es domingo y son las 11:30 p.m., estoy en Sanborn´s porque Starbucks ya estaba cerrado, sin embargo, estoy tomando café soluble porque ya van a cerrar y no hay café de grano preparado. Ah, y el título venía porque en primera, parece mentira que en esta ciudad todo cierre temprano y no hayan tantos lugares 24 horas (menos en domingo) y además, tomo mi café con endulzante; o sea, azúcar de mentiritas.

Entre otras cosas, las horas de este fin de semana, me sirvieron para darme cuenta que el sábado y domingo duermo tantas horas que mis sueños comienzan a volverse episodios.

Este fue un fin de semana bastante patriótico y folclórico; lo que durante la mañana añoré un poco (música de Aída Cuevas, un poco de diversión y alguna bebida) en la noche se hizo realidad automáticamente, sin darme cuenta estaba en medio de la plaza de Zapopan, viendo los fuegos artificiales, oyendo mariachi y para mi sorpresa, a Aída Cuevas. Luego caminamos un poco por la plaza y del otro lado nos sentamos en un bar, yo quería pedir – otra vez – una margarita, sin embargo terminamos tomando “Kitatetutanga” o dicho de otro modo: un litro de cerveza con piña, chamoy, salsa inglesa y sal. Nunca había probado algo así… ¡y de lo que me había perdido!

Esta semana se me fue cocinando, y mal que bien, pude comprobar que no soy tan mala, pero sobre todo, que si sólo comer bien se siente satisfactorio, haberlo hecho en casa, ¡se siente mejor aún! A veces creo que me está dando prematuramente – como muchas cosas me han pasado – la crisis de los treinta: ya cuido la comida que compro, cuido tener el refrigerador surtido con cosas ricas pero sanas, pongo atención en cómo preparo los alimentos: si uso aceite de oliva o de maíz, que si el jamón es bajo en sal, que si es mejor comer pollo que carne roja… en fin. En verdad esto de cocinar se ha convertido en una forma de pasar buenos momentos; las horas que he pasado cocinando las he compartido con mi novia, y eso ayuda al estómago y al corazón, porque no sólo comes rico, sano y confiable, sino que hay alguien que puede decirte ¡qué rico te quedó!

Ahora que he aceptado la vida de Guadalajara la he pasado bien, he dejado de resistirme a todo y lo he disfrutado; ya me siento como una habitante más, aunque sin todo lo que más amo y que está lejos…

Brevemente, así es como va mi vida. Sin quererlo he hecho un breviario que disfruté tanto como moler café y después saborearlo. Ahora me voy a dormir, que además de sueño, tengo pena porque no hay ya nadie más aquí. Hasta otra.





Insurrección

3 09 2007

“Así es -suspiró el coronel-.
La vida es la cosa mejor que se ha inventado.” 
Gabriel García Márquez

¿Cuánto hacía que no tenía un billete en mi mano?
¿Cuánto hacía que no estaba en el tráfico?
¿Cuánto hacía que no compraba un café?
¿Cuánto hacía que no leía un periódico real, no en línea?

A veces vivo un vida bastante virtual; el dinero va y viene por internet, las horas me pasan dentro de una oficina y los autos sólo los veo en el estacionamiento.

Hoy estuve a punto de romper y revelarme contra la vida que llevo; me bastan unas horas de día festivo para vaciar la caja que llamo mundo y querer reordenar todo con la ayuda de mi pluma y mi libreta.

No puedo revelarme, pero tampoco someterme.

Hoy he parado en un cajero, saqué dinero para no tener la cartera vacía, compré un café y “El Occidental” creyendo que sería lo más parecido a “El Heraldo”, sólo olvidé tomarme esa cafiaspirina que dejé en el tablero, porque mi café no terminó de enfriarse para cuando ya había llegado a casa.





Fuera de lugar

5 08 2007

“No ha quedado nada de aquel vanidoso,
nada de aquel rompecorazones,
nada de aquel mentiroso…”

La Arrolladora Banda El Limón, De ti exclusivo

Con jeans, tennis y chamarra deportiva, a media noche en un Sanborn´s sobre Avenida Vallarta, ¿alguien pensaría que estoy escuchando música de banda? De pronto me ha dado por sentirme reanimada cuando escucho esta música.

Ha pasado casi un mes y no ha pasado casi nada. He enlistado algunos de mis sueños y espero que pronto se cumplan; no he encontrado qué hacer en Guadalajara, pero sé que ya lo encontraré; quiero inscribirme en una “Escuela de Escritores” que vi el otro día, quiero viajar… quiero muchas cosas, pero ahora sólo quería retomar mi blog luego de un largo silencio.

Ya encontraré qué contar y volveré.