Lluvia

13 02 2009

“Pido por tus besos,
por tu ingrata sonrisa,
por tus bellas caricias,
eres tu mi alegría”.

La Quinta Estación, El sol no regresa

Me imagino que en unos diez (¿o quince?) años, recordaré que en mi época, mi grupo favorito era La Quinta Estación, y seguiré cantando sus canciones.

Haré memoria y la suma del tiempo que pasé fuera de casa, me hará levantar las cejas. Aunque recordaré tantos buenos momentos, que el gesto se convertirá en sonrisa.

Muy seguramente, cada vez que lea un libro o un periódico, recordaré que fue en la biblioteca donde conocí al amor de mi vida, aunque ahí solo estuvieramos su blog y yo.





Nueve semanas

10 11 2008

“No hay reloj que de vuelta hacia atrás”.
Ricardo Arjona, Minutos

Los días transcurren como cuentagotas; en parte porque ya quiero que se cumpla el plazo y por otro lado, porque yo misma goteo cada minuto. Ansío el día de volver a casa, pero me da nostalgia esa misma escena: despedidas, abrazos, la incertidumbre de cuándo volveré, los mejores deseos y muchas historias que se quedan aquí.





Versión 1: Bailando

28 09 2008

“Ya estoy en la mitad de esta carretera,
tantas encrucijadas quedan detrás”.

Jorge Drexler, Sea

Ayer por primera vez llené la minivan de la compañía; siete a bordo dispuestos a sacarle brillo a la suela del zapato.

Como un proceso extraño de mi mente (otro más de tantos), he ido construyendo versiones de cómo pudimos habernos conocido. Me encantaría haberte conocido en la pista de baile, apartarnos del sonido, las luces, la gente y sólo encontranos tú y yo.

Posdata: I-love-you.





Adiós California

22 08 2007

“Sabe a mentira tu verdad,
sabe a tristeza la ansiedad
de ver un freeway
y soñar con la vereda que conduce hasta tu casa”.

Ricardo Arjona, Mojado

Hoy me despido de California. Aunque como todo, no es una adiós sino un hasta luego, eso mengua mis ganas de decirle adiós a ese sol que tiñe de anaranjado el cielo, decirle adiós a esta tarde eterna, a esas avionetas que veía todos los días, esperando ser testigo de un aterrizaje. Le digo adiós a muchas cosas, pero es una adiós lleno de agradecimiento, una mueca que completa una sonrisa por todo lo que aprendí, viví y conocí aquí… pero regresa a ser mueca cuando recuerdo que se queda aquí.





Simulacros

14 06 2007

“Si yo supiera dibujar,
mil y un retratos existirían de tu perfil”.

Olehonga

Disfrazadas han pasado las despedidas; aunque para mí no signifiquen lo mismo que para Angélica. Hoy el W (como he decidido llamar a este departamento) luce con clósets abiertos y espacios vacíos. Aunque yo me voy un día después que Angélica, ambas hemos hecho el simulacro de empacar; ella para ver qué tanto lleva y yo… sólo por no quedarme atrás (jojo).

Ahora no son sentimientos, sino ideas las que traigo atravesadas; encontradas que no logran descenlace.





Precedentes

11 06 2007

“Vuelvo a dar vuelta a la hoja con que termina el día
y la distancia se convierte en exilio”.

rlrm

Hoy fue un día diferente, bueno… de algún modo que sienta precedentes.

Me gustaría escribir acerca de esa comida en Baja Fresh, ese café en Starbucks mientras leía “Los Angeles Times”, mis cigarros de 5 dólares o mi nutritiva cena en In-N-Out… pero lamentablemente ahora tengo mucho sueño.





Conjugaciones

7 06 2007

“El sol es nuevo cada día”.
Heráclito de Efeso

Por la mañana, pensaba en escribir que si gusto fuera un verbo, lo conjugaría en gerundio…

..Porque hoy me estoy dando el gusto de trabajar mucho y bien, de recibir correos que me motivan y voy sintiendo que avanzo mientras voy viendo cómo me vuelvo un eje.

Pero como el gerundio no es eterno, luego pensé en futuro…

…Hoy me voy a dar el gusto de terminar el día en la oficina sintiéndolo un día productivo; me iré al gimnasio: entraré con ropa casual y saldré sport, me relajaré en el vapor y desintoxicándome descansaré un rato.

Ahora, al final del día solar, no sólo laboral, tengo la versión real; ya en pasado:

Hoy fue un muy buen día, en la oficina todo va bien… mucho trabajo, cada vez logro hacerlo más rápido y muchas veces alcanzo concentración que me permite hacer todo como un gran y único proceso.

Trabajé mucho; y como tal, invertí muchas horas. Cuando ya el sol se está ocultando decidí darme un descanso – o posponer el último pendiente para mañana – aunque para entonces sea más cercano a urgente, pero lo pospuse y terminé este texto, porque decidí escribir más y mejor, no sólo detallar los días nostálgicos, sino realmente narrar todo lo demás que vivo.

Además de darme tiempo para escribir, también decidí detener el trabajo para preparar mi maleta e ir al gimnasio; aunque no soy el ejemplo de atleta, me gusta ir al gimnasio por el hecho de despejarme y relajarme, luego salir con otro temple cargando mi maleta y conducir de regreso a casa.