Estar y no estar

21 04 2016

Mi vida se llama distancia y se apellida tiempo.

Volteo hacia atrás y me doy cuenta que tengo dominado el arte de estar y no estar. Estar y no estar. Ser pero no ser.

La intermitencia, los sueños, la distancia, mis sentimientos, las palabras que no se dijeron pero llegaron. Todo lo llevo conmigo.

No se trata de pedir perdón. Se trata de vivir. No se trata del tiempo que se fue o del que vendrá, sino de este mismo instante.

Anuncios




¿dónde?

30 09 2008

“¡Ay mi bien!,
no te olvides del mar,
que en las noches me ha visto llorar
tantos recuerdos de ti”.

Hay amores, Shakira

Porque hay personas que simplemente se van, dejando tras de sí una abrumante eternidad.
Porque esa carta nunca será leída y tampoco será respondida.
Porque el ocaso no será día nunca más.
Porque un grito encierra mucho más que una lágrima y porque la atmosfera no puede encerrarse.

¿A dónde va el amor cuando el corazón ya no guarda vida? ¿dónde vuela el sentimiento que se lleva adherido a la piel? …¿dónde?

Por los sentimientos que guardamos y no entregamos a quien le pertenecen.
Conmovida, dedico estas líneas a Alberto.




Protegido: Momentos

16 07 2008

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:





El pasado

6 07 2008

“…como un espejo: no sé bien si lo que veo es mi reflejo”.
®

Dejar el pasado atrás siempre había tenido un buen significado, un sabor a victoria. Estos días me di cuenta que había olvidado incluso mucho de lo bueno: un poco de mi niñez, todo lo que pensábamos a los ocho, diez, quince años; cuando no usábamos maquillaje o lentes, no fumábamos, no tomábamos cerveza ni ordenábamos “pay-per-view” desde el control remoto… no viajábamos en avión y los únicos niños que cuidábamos eran nuestros hermanitos.

¿Por qué es tan fuerte este sentido de vacuidad luego de desprenderme de un momento, persona, lugar?…





Una ola

6 01 2008

“Estoy a punto de volverme loco,
porque te amo como a nadie,
porque jamás podré arrancarme tus caricias de mi piel…
…porque jamás voy a olvidarte…”

Víctor García, Ayer pedí

Veo mis fotos y pienso que si hoy estuviera en Europa, con mis amigos, en la playa… donde fuera, tendría otro gesto, otra sonrisa, porque no soy la misma, porque he crecido y más aún, he madurado. Tal vez, estoy volviendo a mi estado natural, a estar enamorada de la vida, del sentimiento… y nada más. 

Hace tiempo vengo sintiendo como si una ola fuera cubriéndome y dejando tras de sí, esa paz, como queda la arena mojada en la playa… y tal vez esa ola tiene dos nombres: tiempo y distancia.





Tres tiempos

22 12 2007

“Me sobran los motivos para transformar
canciones en palabras, porque sé que
lo mejor de la vida pasará mañana”.

Joaquín Sabina

Hace diez días, conducía por mi calle favorita, y pensaba:

“Cómo es de burocrático – no sistemático – mi país… pero cómo lo amo.
Vaya que es duro crecer, avanzar, evolucionar, cerrar ciclos… madurar; pero no cambiaría por nada este momento, esta mezcla de sentimientos y este orgullo”.

Acababa de terminar los trámites para mi titulación.

De vuelta a mi otra casa, al ver la inmensidad de Guadalajara y destellos de Chihuahua, otra vez toqué la ventanilla del avión, queriendo sentir algo más que cristal y pensé:

“Viajar… además de gustarme, me asombra: cruzar cielos, en un mismo día, despertar bajo un techo y dormir a miles de kilómetros. Aunque a todos nos cubre el mismo cielo, no en todos encuentro a mis estrellas”.





Antónimo

13 12 2007

“Tengo intacto al niño que fui,
tengo ganas de anclar
y otras tantas de huir a un sitio perdido,
tengo ganas de no tener ganas,
de comprarme un boleto de regreso al ayer”.
Ricardo Arjona, Asignatura pendiente

Titulé este post “antónimo” porque no encontré la palabra contraria a “exilio”… pero así es como estoy ahora.

Cuando vi las luces, otra vez identifiqué la calle 11 desde el avión, toqué la ventanilla dibujando con mi dedo su trayecto. Luego vi los cerros en medio de la ciudad, después estaba sintiendo el brinco del aterrizaje.

Llegando a casa, me di cuenta qué curioso es ver y revivir toda mi vida en una carpeta – mis notas del kinder, cientos de boletas de primaria, certificados, notas de la Universidad… volver a ver y recordar por qué elegí y estudié mi carrera. Dormir en mi cama, con mi edredón, mis libros, mis fotos… pero no es mi recámara, no es mi casa… no es mi dirección en el padrón electoral.

Después, ver que por todos lados hay cosas mías, que mi mamá guarda, respeta y cuida, me hizo sentirme injusta por irme, pero seguir aquí; aunque no lo supiera.