Estar y no estar

21 04 2016

Mi vida se llama distancia y se apellida tiempo.

Volteo hacia atrás y me doy cuenta que tengo dominado el arte de estar y no estar. Estar y no estar. Ser pero no ser.

La intermitencia, los sueños, la distancia, mis sentimientos, las palabras que no se dijeron pero llegaron. Todo lo llevo conmigo.

No se trata de pedir perdón. Se trata de vivir. No se trata del tiempo que se fue o del que vendrá, sino de este mismo instante.

Anuncios




A veces

17 04 2009

“Quiero ser la que te jure amor eterno.
Quiero ser una parada en la estación que lleva tu nombre.
Quiero ser el verbo puedo.
Quiero andarme sin rodeos, confesarte que una tarde empecé a morir por ti”.

Quiero ser, Amaia Montero

A veces quisiera estar más cerca de mis padres.
A veces quisiera tener hijos y que se parecieran a mí y a Sandra.
A veces quisiera despojarme de tabúes… aunque no esto y segura que eso facilitaría mi vida.

Hoy siento que ha avanzado mucho el tiempo; parpadeo mientras escribo y siento que soy otra. Etapas han ido y vendrán a mi vida.

A una semana de la tierra que me vió nacer, me siento tan diferente.





Pensando en voz alta

19 12 2006

“Tu casa es casa de locos
y tú también otro poco
por seguir allí y no venirte aquí conmigo”.

Ricardo Arjona, Casa de locos

 

Hoy me cambio una vez más de casa y no puedo evitar volver a ver lo que antes ya compré, lo que antes ya elegí y ahora ya no tengo… Y lo volvería a comprar, pero estoy segura que esta vez será diferente, no sé con qué rumbo, pero cada vez creo más que mi vida cambia y de algún modo mejora.

 

Ayer anduve de una tienda a otra sólo viendo, llegué tarde a casa y seguí limipiando, pero mientras escuchaba el silencio (antes de poner música) pensaba esto:

– Me gustaría tener una mesa linda, tal vez la mayor parte del tiempo, puesta para dos.
– No me decido si escogerla verde. Siempre me quedé con ganas de verde.
– En mi recámara (que ahora no tiene más que mi cama) quiero un par de cuadros largos emarcando la cama.
– Como no pondré mesas de noche, quiero en tres repisas esquineras en donde poner una foto, una vela y un reloj.
– Ya casi me decido por el despachador de champú, creo que también compraré un radio con espejo para la regadera. Sólo me falta ver que tenga canastilla para poner otra indumentaria.
– Para la sala compraré persianas blancas, para mi para el cuarto de tele – estudio compraré una cortina de bambú y para mi recámara aún no me decido, tal vez lo mejor sería cortinas, para que haya variedad en casa.
– En Fábricas de Francia vi un portallaves hermoso… pero no sé cómo irá a quedar la sala para ponerlo.
– Necesito encontrar un sofá bonito y barato… buen dilema, ¿no?

 

En fin, estos pendientes son sólo del mobiliario, aún me faltan los de infraestructura





Resumiendo

18 12 2006

“Nos tocaba crecer y crecimos, vaya si crecimos,
cada vez con más dudas, más viejos, más sabios, más primos,
pero todo se acaba, ya es hora de decirte ciao,
me ha citado la luna en Corrientes esquina Callao.”

Joaquín Sabina, Resumiendo

 

Cruda. Hace días amanecí con todo revuelto por dentro, con sosiego luego de la tormenta, pero sólo sosiego, no remedio. Sentía que de pronto todo se movía, todo gira en torno a mí. Límites… es lo que necesito.

 

Apariencias. A quien diga que las mujeres hacemos prácticamente rituales cuando nos reunimos, le diré que jamás ha observado a aun grupo de hombres. Su plática, sus preocupaciones, sus saludos y demás roban súbitamente mi atención.

 

Mudanza. Aunque me ha gustado, a veces me siento francamente cansada de hacerlo, no sé cuál será la definitiva. La primera vez no tenía nada, excepto libros*. La segunda muchas fotos**, un pasado y más libros. La tercera cargué ilusiones, esperanzas… fé, pero la maleta se desfondó así que llegué a otra casa con pedazos de los que traía conmigo. La cuarta y más reciente, dejé algunas cosas, empaqué más muebles, más ropa, menos fotos**, más música, más películas y un par de raquetas de tenis. De pronto creo que el proceso de cada mudanza ha sido un resumen de la etapa que precederá.

 

Libros*. La ventana al mundo que desconoces. Todo a lo que se puede aspirar y que no has tenido, a través de un libro es como se ha vivido y como se conoce.

 

Fotos**. Lo que queda del ayer. De las pocas defensas que tenemos contra el tiempo; cuando no queremos que algo se vaya, lo fotografiamos.

 

Ces´t la vie. Qué rara es la vida… Uno puede tener miedos, problemas, dudas… soledad, pero no por ello dejas de levantarte cada día, para buscar trabajo, por ejemplo.





Puertas (II)

21 10 2006

“…dejémonos caer en la almohada,
cerremos los ojos e inventemos”.

Clarice Baricco

Mi amiga Clarice me ha compartido estas palabras. Han llegado en el momento justo. Han ido más allá de mis ojos, de mi mente; han llegado a mi corazón y las comparto, porque todos tenemos puertas:

“Tomar decisiones a veces podría resultar fácil o difícil, pero aquí lo que vale es sostenerse en esas decisiones y es cuando a veces flaqueamos.

Estoy convencida que en la vida, sea cual sean los aspectos, no debemos dejar entre abierta la puerta porque después vienen las heridas.

Todo tiene un fin. Y hay que aceptarlo. Con dignidad. Con alegría. Con la emoción de que se vivió la experiencia.

Recordemos de nuestro pasado, solo lo que queramos recordar y añadémosle lo que queramos.

¿Sufrir por lo que ya no será nuestro? No. No nos convirtamos en estatuas de sal. Hay ciertos recuerdos que se deben de guardar en la nevera.

La vida es hoy y lo que sigue. Hay mucho cielo todavía que nos espera.

Échale ganas a tu vida y no pierdas el optimismo por mucha lluvia que caiga.

Desde este sol otoñal, recibe un abrazo”.





Jueves

15 08 2006

“Contamíname, mézclate conmigo
que bajo mi rama tendrás abrigo”.

Pedro Guerra, Contamíname

Un jueves estaba con dos amigas de la prepa en un bar. Una de ellas, nos confesó algunas cosas, empezamos a hablar con el corazón y así en un momento las tres estábamos hablando sobre nuestros padres.

Es increíble como la generación a la que pertenezco, la mayoría sufrimos algún trauma o tenemos anhelos de que la relación o la situación de y con nuestros padres fuera diferente.

Como dije ese día, todos sufrimos por algo, todos tenemos anhelos y necesidades no cubiertas. Unos sufren por amor, otros por desamor, unos por no tener a sus padres, otros por tenerlos y no estar ahí…

A fin de cuentas, todos tenemos problemas, pero hoy me dio mucho gusto darme cuenta que a pesar de los problemas que tengamos, no perdemos la capacidad de ayudar.





Hábitos

14 08 2006

“También es mi primera vez,
pondré el concierto de Aranjuez”.

Ricardo Arjona, Mi primera vez

Cuando estoy sola antes de dormir, casi instintivamente hago oración. Comienzo dando gracias por cada detalle del día y luego pido bendiciones para los demás y para mí.

Me parece raro que el hábito de orar no me lo inculcaron mis padres y aún así lo tengo y también me sorprende cómo cuando estoy sola, cuando me doy cuenta, ya estoy haciéndolo.