5 05 2014

Cuatro de la mañana, el momento más oscuro de la noche, la antesala de la luz. Cinco de la mañana; no es la primera vez que nos sorprende la madrugada, y no será la primera vez que llega para renovarnos, transformando la noche anterior y la anterior y la anterior. Tu noche cobijó tantas cosas, y hoy las convierte en fuego, que luego nos traerá cenizas, que nos recordará de nuestra irremediable levedad. Hasta hoy fuimos tierra, adobe, paredes, y el día siguiente llega intempestivo, presuroso, a volatilizar lo que fuimos y recordarnos, que siempre hay nuevos comienzos.

Quisiera regalarte el aire que resopla aquí, y que haga eco hasta donde tú estás.

Nunca pensé que la distancia fuera tanta. Que pesara tanto.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: