Cabañuelas

15 01 2007

“Esto se llama perseverancia
en una buena causa
y obstinación en una mala”.

Laurence Sterne

La primer quincena del año se ha terminado y logré el objetivo: cero retardos. Ya pasaron las cabañuelas y por fin terminé mis apuntes.

Enero. En cuanto abrí los ojos pensé: “cabañuelas”. El día amaneció soleado, se nubló y cayó una ligera llovizna por la tarde. No hubo mucha actividad.

Febrero. Para ser Febrero, el clima enloqueció, de sol a sol lloviznó, luego llovió bastante, el tiempo estuvo friísimo y reseco. Por la noche compré algunas cosas, un librero para mi sala y lo armé, también vi el programa – bastante interesante – de Ricardo Rocha: ¿quién ha visto al VIH?.

Marzo. Tal como hoy imagino la víspera de la primavera: caminando por la calle abrigada pero cómoda, con bufanda al cuello, bolso (mochila) al hombro y recorriendo el centro. El anochecer frío y silente, sin muchos planes, sintiendo la ausencia (de ayuda) de mi papá y mi hermano y con la tenue presencia de mi mamá: matizando. El clima estuvo mejor, aunque con viento leve y frío, estuvo soleado.

Abril. Por la tarde no hizo frío, la noche estuvo fresca pero agradable. Aunque tampoco hizo calor sí que sudé la gota gorda. Mucho trabajo y más trabajo. Otra vez caminé mucho fui conciente del pavor que me invade cuando me siento desprotegida y cómo huyo a mi guarida, a un lugar seguro, pero por fin comencé a sentirme segura sola, por la calle, caminando, aunque en un lugar desconocido, me sentí más cómoda y segura.

Mayo. Me está convenciendo la idea de las cabañuelas. Hoy el día me evoca Mayo: en la calle hay mucha gente, esperando partir la “mega rosca” lo cual me recuerda las festividades tradicionales de Mayo. El sol brilla radiante y calienta de maravilla, no sé que tienen hoy las calles que aún una vacía evoca fiesta. Mañana será 6 de Enero, Junio, y tendré una reunión con mis amigas para partir nuestra rosca de reyes, espero en seis meses estar igual, festejando reunidas porque en ese entonces estaré cumpliendo veintitrés años. Pero no me adelanto, hoy me quedo con Mayo.

Junio y Julio. ¿Qué puedo decir? El día de Reyes comí mucha rosca, por poco sola y saqué tres niños, así que los tamales son seguros. El fin de semana estuvo tranquilo. El clima divino, totalmente de verano, nada más apetecible que estar al sol, con arenita y brisa del mar…

Agosto, Septiembre y Octubre. Días monocromáticos. Calurosos a ratos y ventosos a veces.

Noviembre y Diciembre. Fríos sin duda. Mucho viento. Diciembre violento, de desencuentro, apatía y soledad, pero de esa soledad nació la fortaleza y en esa misma soledad, encontré compañía, descubrí a mis amigos pendientes, presentes, espectadores y partícipes… siempre en casa, siempre a mi lado.

Anuncios

Acciones

Information

One response

15 01 2007
Sandra Jordán

Qué gusto me da tu primer quincena limpia, qué gusto me da que cierres así tus primeros días del año; francamente sigo sin entender mucho de las cabañuelas, pero no hagas caso, no estoy muy clara en este mom…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: