En primera persona

9 11 2006

“Para que nada nos amarre
que no nos una nada”.

Pablo Neruda, Farewell

Al calor de un café de Vips sabe diferente la verdad. Creo que es de lo más profundo (que he sacado de muy dentro), sincero y claro que he pensado últimamente:

“Mi inestabilidad me está haciendo daño. Estoy sin ancla, a la deriva. A veces no sé que hacer ni con mi vida. No quiero ni puedo aceptar que alguien se detenga por mí y espere a que me estabilice, a que encuentre mi centro. Aún no sé cómo, dónde, con quién detener el vértigo y quedarme firme, sin tambaleos, sin dudas, sin confusión. Soy nueva en esto. La vida da muchas vueltas. Espero pronto aprender a no marearme”.

Sin ningún rostro en el pensamiento, sin intenciones ocultas o entre líneas, dejo para mí este poema; todo en primera persona:

“A veces te hundes, caes
en tu agujero de silencio,
en tu abismo de cólera orgullosa,
y apenas puedes
volver, aún con jirones
de lo que hallaste
en la profundidad de tu existencia.

Amor mío, ¿qué encuentras
en tu pozo cerrado?
¿Algas, ciénagas, rocas?
¿Qué ves con ojos ciegos,
rencorosa y herida?

Mi vida, no hallarás
en el pozo en que caes
lo que yo guardo para ti en la altura:
un ramo de jazmines con rocío,
un beso más profundo que tu abismo.

No me temas, no caigas
en tu rencor de nuevo.
Sacude la palabra mía que vino a herirte
y déjala que vuele por la ventana abierta.

Ella volverá a herirme
sin que tú la dirijas
puesto que fue cargada con un instante duro
y ese instante será desarmado en mi pecho.

Sonríeme radiosa
si mi boca te hiere.

No soy un pastor dulce
como en los cuentos de hadas,
sino un buen leñador que comparte contigo
tierra, viento y espinas de los montes.

Ámame tú, sonríeme,
ayúdame a ser bueno.

No te hieras en mí, que será inútil,
no me hieras a mi porque te hieres”.

Pablo Neruda, El pozo

Anuncios

Acciones

Information

3 responses

9 11 2006
trishha

La verdad sabe sólo a eso: a verdad, ¿quién la tiene? No lo sé, cada uno en su momento, supongo, y cada uno en su versión…
Creo que la verdad sabe mejor con la cabeza fría y el corazón latiendo que con la cabeza ardiente y el corazón en blanco…
Un beso, un tremendo abrazo y un gran latido de un corazón asustadizo…
“No te hieras en mí, que será inútil,
no me hieras a mi porque te hieres”.

9 11 2006
La dice

No es nada grato estar a la deriva, y sentir el vértigo de la inestabilidad.

Te entiendo, me duele… Echale ganas.

Un abrazo

9 11 2006
Marco Alonso

No te preocupes… estar a la deriva no dura mucho. A veces demora mas de lo que queremos, pero es el momento en el que debemos fijar bien el rumbo y tratar de retomarlo.
O tal vez es el momento de darnos cuenta que si estamos a la deriva es por que no era nuestro camino…
Se que todo eso va a pasar… en el iterín, nos tienes a tus amigos (viste como me inclupi entre ellos…je je je je) para ayudarnos en el camino.

Un abrazo,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: