De tangos

4 08 2006

“A tu regreso estaré lejos,
quizá en las letras de algún tango”.

La Oreja de Van Gogh, Muñeca de trapo

Anoche lloviznó mientras hacía la fila para entrar al teatro. Lo que se publicitó como “Tango… por siempre” se volvió “Tangos desde siempre”.

Y ahí estaba yo, oyendo y viendo tangos; entre dos señoras bastante serias e inexpresivas. Pensaba mil cosas poniendo mi mano en mi mejilla, mientras oía Uno busca lleno de esperanzas el camino que los sueñosprometieron a sus ansias…” y justamente, antes de que iniciara el concierto, desee oír esa canción; gratamente esa fue la canción con que abrieron.

Siguieron cantando y bailando tangos y así pasó el tango Nostalgia y ese dolor porque “yo no quiero rebajarme, ni pedirle, ni llorarle, ni decirle que no puedo más vivir…” sin embargo, aunque no quiera – e incluso aunque no lo haga – así es.

Finalmente, un tango amoroso, “Dímelo al oído” que sólo con el nombre evoca y revela muchas cosas, pero me quedo con esta estrofa “Dímelo al oído, tan sólo a mí, te guardaré el secreto. ¡Lo juro por mi!”… Dímelo al oído.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: