Los viejos tiempos

20 07 2006

“Cada puerta de un colegio
es como una mirada atrás
cada puerta de un colegio
es donde puedo ir a llorar,
pensando que estás detrás”.

Magneto, Cada puerta de un colegio

Hace cuatro años estaba entre nerviosa y feliz; haciendo fila en el auditorio municipal para entrar a tomar mi lugar, cuando anunciaran la entrada de la generación 1999 – 2002.

He tenido tres graduaciones muy parecidas, pero sin dudarlo, la más memorable ha sido la de preparatoria. Ahí estuve con mis amigos y compañeros, con una madurez muy diferente a la que alcancé en el mismo ciclo de secundaria. En esos años yo había entendido que la amistad no era una obligación, y que mucho menos las personas son propiedad de nadie.

Ese día, sabía que terminaba un ciclo importante y que sin duda, ni volvería a vivir, ni volvería a ver a todos los que estábamos ahí tal vez nunca o por lo menos no en mucho tiempo.

No olvido ni cambiaría por nada ese momento, cuando cada uno fuimos subiendo al podio y saludando a los directivos. Cuando todos estuvimos de nuevo en nuestro lugar, algunos encabezamos el conteo: “¿Listos? Uno, dos, treeeesss” y todos vimos birretes volar. Nunca lo había hecho, pero sin duda, ¡lo volvería a hacer!

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: